18/09/2016

Control de plagas, parásitos patógenos


controlbiologico

Los métodos biológicos (departamento de control de plagas Madrid) de control de ratas se definen como el estudio y la utilización de predadores, parásitos y la manipulación genética de los mismos para provocarles enfermedades y controlar las poblaciones sin uso de raticidas.

Dentro de los agentes que se utilizan en el control biológico, se encuentran los agentes patógenos que producen enfermedades. Los agentes patógenos de control biológico son microbios que causan enfermedades y la muerte en las plagas. Estos microbios viven y obtienen su energía del organismo o huésped que atacan. Dentro de los agentes patógenos que causan las enfermedades están, los, las bacterias, los hongos y los nematodos.

Esta estrategia se basa en la patogenicidad selectiva de microorganismos. En el caso de la rata (Ratus spp.), se han desarrollado líneas de trabajo basadas en la inclusión de diferentes cepas de Salmonella enteritis en cebos, los que al ser ingeridos masivamente, provocan enfermedades que pueden llegar a afectar al 80% de la población. Este método fue estudiado por algunos científicos, llegando a existir en 1962, ciento cincuenta laboratorios que producían anualmente 300.000 Kg. De material bacteriano destinado exclusivamente al control de roedores. En la actualidad la rápida aparición de respuestas inmunitarias en las poblaciones de ratas y la notificación de infecciones humanas a partir de esta práctica, han transformado el júbilo inicial en restricciones y prohibiciones diciendo que esta bacteria no puede usarse bajo ninguna circunstancia como control de múrido.

La manipulación genética, nos comenta el departamento de control de plagas en Madrid, consiste en las teorías dirigidas a modificar el caudal hereditario, de alguna especie de rata, con fines variables. El control biológico de roedores ha sido uno de los temas con mayor interés entre investigadores y otras personas interesadas en el control producido por los daños que causan los roedores. Los métodos más sugeridos  como soluciones al  problema incluyen: introducción de predadores para que se alimenten de ratas (enemigos naturales), manipulación genética y modificación del hábitat.

© 2017