Contenedor de reciclaje de diferentes tipos

El tema del reciclaje cobra cada vez más importancia y poco a poco va mejorando la tasa de reciclaje de los hogares españoles. Aún, cuando estamos en un momento en que hay mucha información al respecto, siempre suele haber dudas de en qué contenedor debemos tirar algunos residuos.

La gestión de residuos urbanos de las ciudades ha hecho posible que dispongamos de todos los contenedores necesarios para poder realizar la tarea de separación en casa más cómoda.

Tipos de contenedores

En todas las localidades hemos ido viendo cómo el tipo de contenedores han ido cambiando y creciendo en el tiempo. En este punto te vamos a explicar que debes tirar y que no en cada contenedor.

Contenedor amarillo

Este contenedor es donde van todos los envases, aunque se suele confundir con el contenedor del plástico de manera equivocada.

En concreto, podemos tirar todo tipo de botellas de plástico, ya sean de agua, refresco, jabón de baño, etc. También los briks, tanto de bebidas como la leche y el zumo, como de otros productos de alimentación como sopas, tomate, etc. Y latas de bebidas, de conservas, el papel de aluminio, el porexpan y el film transparente.

Si tienes plástico, pero no es un envase, no debes meterlo en este contenedor.

Contenedor marrón

Los residuos orgánicos deben separarse y tirarse en el contenedor marrón. Los residuos de materia orgánica son los de origen vegetal y animal, restos de comida y jardinería.

Este tipo residuos se suelen llevar a parques donde se convierte en compost y se usa como abono orgánico. También, se puede usar para generar biogás, que es un tipo de energía renovable que produce electricidad.

Compost para abonar huertos

Contenedor verde

El contenedor verde es uno de los que tenemos más presente y el que mejor se separa ya que solo podemos tirar vidrio. Pueden ser botellas, botes o recipientes de cualquier tipo de vidrio.

Una vez recolectado el vidrio se limpia, se retiran las etiquetas y se tritura hasta convertirlo en polvo, con el que se puede volver a fabricar cualquier producto de vidrio de nuevo.

Contenedor azul

El papel y el cartón van en el contenedor azul. No debemos tirar cartones que estén plastificados, ya que al contener plástico no se puede reciclar.

Reciclar papel y cartón es fácil y, además, es uno de esos materiales que pueden reutilizarse constantemente. Una vez que se ha recogido y enviado a las plantas de reciclaje, allí se tritura y compacta para transformarlo en grandes balas de papel.

Estas luego se hidratan para crear la pasta de papel, que una vez limpia y seca, se plancha, se enrolla en bobinas y se distribuye a las fábricas de papel.

Ahí vuelve a iniciarse el ciclo y se crean nuevas cajas, papel higiénico, sacos de papel para la construcción, etc.

Contenedor gris

En este contenedor van los desechos que no puedas poner en ninguno de los otros contenedores. Residuos que no pueden ser reciclados y que no contienen residuos tóxicos.

Los centros de reciclaje

Hay otros tipos de residuos que no pueden reciclarse o bien que són tóxicos y deben llevarse a los centros de reciclaje. Algunos ejemplos son botes de pintura, pilas o , incluso, más voluminosos como electrodomésticos o restos de obras.

En la mayoría de localidades hay un centro de reciclaje o hay uno en una localidad cercana donde poder llevar este tipo de desechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *