El cambio climático es una realidad, a pesar de que muchos quieran creer que no. Las últimas noticias sobre el tema no son nada alentadoras, más bien al contrario. Es una bomba de relojería con el contador puesto hacia atrás capaz de explotar en cualquier momento. 

¿Hay esperanza? La respuesta es sí, pero debemos cambiar muchos de los hábitos que tenemos actualmente y tiene que ser entre todos los ciudadanos, pues el mundo es de todos y cada uno de los habitantes del planeta, así que debemos arrimar el hombro. 

¿Qué pueden hacer los gobiernos?

Además de todas las medidas que se pueden tomar a nivel personal, desde la casa de cada uno, hay algunas que deben pasar directamente por los gobiernos de los diferentes países. Son muchos los partidos políticos que proponen en sus programas electorales la inclusión de medidas para combatir el cambio climático pero, ¿eso es todo lo que pueden hacer? 

Una de las mayores premisas es predicar con el ejemplo. Esto pasa por cambiar la forma en que se organizan las campañas electorales, por ejemplo. La impresión de propaganda electoral cada vez es menos habitual entre los partidos que incluyen medidas para el cambio climático en sus programas, pero aún quedan muchas más medidas que se pueden tomar. La eliminación total de la impresión de publicidad o hacerlo en materiales reciclados y biodegradables sería un buen punto, para empezar. Hay que reducir toda esa propaganda que acaba convirtiéndose en basura. Algo de lo que ya no necesitamos más, desde luego. 

Material reciclado y biodegradable

El coste ambiental de organizar unas elecciones

Pero no es sólo la propaganda política, también son las elecciones. Preparar unas elecciones supone un coste inmenso tanto económico como ambiental, pero desde fuera es difícil ver la magnitud del impacto. Vamos a entrar en más detalle. Empezando por los gastos inútiles, es necesario hablar de las papeletas y los sobres. Por ley, debe haber un número mínimo de papeletas para cada partido en función del censo. Pero éstas no se gastarán todas, lógicamente, ya que cada ciudadano sólo puede meter una en cada sobre. El material sobrante acabará desechándose una vez terminen las elecciones. 

Por otro lado, tenemos el gasto en la logística de toda la organización. La mitad de este proceso no se contempla, pero organizar unas elecciones supone habilitar un espacio (normalmente, un colegio electoral) donde poder celebrar las elecciones, transportar cabinas donde emitir el voto de forma más secreta a todos los colegios o pagar las dietas al personal que asiste las elecciones. Pero, sin duda, el mayor impacto viene provocado por la fabricación de las urnas, que son de plástico. A estas alturas poco podemos decir ya sobre este material tan extremadamente nocivo para el planeta y sus habitantes. 

Basura electoral

Como vemos, optar por la propaganda digital no es la única medida que se puede tomar al respecto. Evitar todo el gasto material que supone la organización de unas elecciones al modo tradicional es el paso de gigante que el planeta está pidiendo ahora mismo. 

La alternativa sostenible: Scytl Barcelona

El voto electrónico se posiciona como primera alternativa ante el desastre medio ambiental que ocasionan las elecciones convencionales. La empresa pionera en este campo es la catalana Scytl, encargada de organizar elecciones tanto públicas como privadas desde hace casi dos décadas. 

Lo que propone Scytl es una nueva forma de votar, accesible para todo el público (en edad de votar, claro está), más segura y auditable. Y, lo que a nosotros más nos interesa, es que se trata de un método mucho más sostenible. Se acabó imprimir sobres y papeletas sin conocimiento y la fabricación masiva de urnas de plástico. 

Scytl Barcelona votación online

¿Cómo funciona el voto por Internet de Scytl Barcelona? 

Es mucho más sencillo de lo que a simple vista pueda parecer. El votante podrá ejercer su derecho a voto desde casa o desde cualquier parte del mundo con un sistema de votación online. Veamos paso a paso el proceso de voto: 

  • Cada persona censada dispondrá de sus propios credenciales para pasar al proceso de autenticación. 
  • Una vez autenticados los credenciales, los votantes deberán esperar respuesta por parte del servidor conforme el voto ha sido procesado con éxito. 
  • El voto se mantiene como secreto en todo momento gracias a la encriptación. El votante deberá firmar de forma digital conforme está de acuerdo con este proceso antes de proceder a la emisión y consecuente recuento del voto. 
  • El sistema de votación online de Scytl comprueba que todos los votos emitidos disponen de un contenido válido antes de seguir adelante con el proceso. 
  • Una vez finalizada la votación, es el momento del mixing. Los votos se mezclan de forma digital para romper la correlación entre votos y votantes. De esta manera, el voto siempre se mantiene en secreto. 
  • Los votos son descifrados y es entonces cuando empieza el recuento de los mismos. El personal electoral cualificado es quien se encarga de este proceso de recuento, asegurándose de que no exista la publicación de los resultados antes de tiempo. 
Proceso de votación en Scytl Barcelona

Este sistema de votación garantiza la máxima seguridad y rapidez en el proceso, además de ser mucho más respetuoso con el medio ambiente. Sin duda, un gran avance para el planeta mirando ya hacia el futuro.