Tráfico, atascos, contaminación, ruido… ¿Cómo podemos reducir la cantidad de vehículos que circulan por las calles en una gran ciudad? Es en este escenario donde el carsharing o el uso temporal de coches compartidos juega un papel fundamental, convirtiéndose en el mejor aliado para la movilidad sostenible. 

Plataformas de carsharing

Madrid fue una de las principales ciudades en apostar por este servicio que sigue creciendo en España. En Asturias, por ejemplo, también es posible beneficiarse de la comodidad, de la flexibilidad y del ahorro económico que ofrece el carsharing a los usuarios. 

La primera empresa en ofrecer el servicio de alquiler de vehículos eléctricos en el Principado fue guppy. Los vehículos Renault Zoe de guppy son cero emisiones y tienen una autonomía real superior a los 250 kilómetros.

El funcionamiento de guppy es muy sencillo y es el siguiente: el usuario solo tiene que descargarse la app, disponible en Android e iOS, y registrarse para empezar a hacer un uso racional de los vehículos, pagando únicamente por los kilómetros recorridos. 

Los gastos de mantenimiento del vehículo, seguro y recarga corren a cargo de la empresa, por lo que los usuarios de guppy solo tienen que preocuparse por conducir. 

Universitarios, familias, ejecutivos, pymes y autónomos. Está pensado para todas aquellas personas que solo quieren coger el coche cuando es imprescindible

Auténtica revolución en el sector automovilístico

Es innegable que tanto las ciudades como los usuarios se están volcando con el carsharing, y es que son muchas las ventajas que nos ofrece. 

  • Menos contaminación. Los usuarios, cada vez más comprometidos con el medioambiente, buscan una forma más sencilla y limpia de moverse por la ciudad y el carsharing es un servicio que reduce de manera importante las emisiones de gases tóxicos. 
  • Menos coches. Al compartir coche, se reduce también el número de vehículos que hay en carretera y en las ciudades. Lo que se traduce en menos atascos y mejor movilidad. ¡Cuantos más vehículos compartidos, más espacio en la calle!
  • Ahorro económico. Es la alternativa ideal para ahorrar en kilometraje, parking, reparaciones o impuestos. 
  • Flexibilidad. Permite utilizar y cambiar el coche sin límites. No es un sustituto, sino un complemento para el transporte público.   

Ha quedado claro que la fórmula del carsharing ha llegado para quedarse. Es el presente y también el futuro. ¿Te sumas al futuro compartido?